CRÓNICAS MARCIANAS – RAY BRADBURY

Un clásico del siglo XX: la obra que consolidó a Bradbury como uno de los mejores escritores de la narrativa norteamericana.

Esta colección de relatos recoge la crónica de la colonización de Marte por parte de una humanidad que huye de un mundo al borde de la destrucción. Los colonos llevan consigo sus deseos más íntimos y el sueño de reproducir en el Planeta Rojo una civilización de perritos calientes, cómodos sofás y limonada en el porche al atardecer. Pero su equipaje incluye también los miedos ancestrales, que se traducen en odio a lo diferente, y las enfermedades que diezmarán a los marcianos.
Conforme a su concepción de lo que debe ser la ciencia ficción, Bradbury se traslada al futuro para iluminar el presente y explorar la naturaleza humana. Escritas en la década de los cuarenta, estas deslumbrantes e intensas historias constituyen un canto contra el racismo, la guerra y la censura, destilando nostalgia e idealismo.

El día 22 de Agosto, R. Bradbury cumplió 90 años, sus fans le han homenajeado con un vídeo un tanto picante.

Sensación «indie»
La última sensación en Youtube es el vídeo de la canción «indie» que interpreta la actriz Rachel Bloom con su grupo Mastodon Mattingly, titulada, y con perdón: «Fuck me, Ray Bradbury», que ha coincidido con el noventa aniversario del escritor, quien acaba de enviar, con mucha ira, internet al infierno. A todo internet. Sobre este «éxito viral», que posee una ingenua obscenidad, ha dicho Rachel Bloom: «La canción es una sátira de la música pop moderna. El vídeo nació de puro amor a Bradbury pero es obviamente un chiste», asegura. Y, sobre la supuesta invitación sexual, añade: «Bradbury, bendito sea su corazón, es un hombre viejo, y aunque me encantaría cenar con él y que fuéramos amigos, probablemente no lo presionaría para tener ninguna relación».

Link1, Link2

y esta es su respuesta al visionarla:

Ok – giggle… I love that somebody did this. Here’s Ray Bradbury’s reaction to watching FUCK ME RAY BRADBURY and Susan Gerbic-Forsyth, her friend Matt Edward showed it to him. This has serious ruleage in tow!

 Editoral: MINOTAURO
Lengua: ESPAÑOL
ISBN: 9788445076538
Nº de páginas: 272

Prólogo de Borges (contiene Spoiler):

Su tema es la conquista y colonización del planeta. Esta ardua empresa de los hombres futuros parece destinada a la época, pero Ray Bradbury ha preferido (sin proponérselo, tal vez, y por secreta inspiración de su genio) un tono elegíaco. Los marcianos, que al principio del libro son espantosos, merecen su piedad cuando la aniquilación los alcanza. Vencen los hombres y el autor no se alegra de su victoria. Anuncia con tristeza y con desengaño la futura expansión del linaje humano sobre el planeta rojo – que su profecía nos revela como un desierto de vaga arena azul, con ruinas de ciudades ajedrezadas y ocasos amarillos y antiguos barcos para andar por la arena-.
(…) ¿Qué ha hecho este hombre de Illinois me pregunto, al cerrar las páginas de su libro, para que episodios de la conquista de otro planeta me pueblen de terror y de soledad?
¿Cómo pueden tocarme estas fantasías, y de una manera tan íntima? Toda literatura (me atrevo a contestar) es simbólica; hay unas pocas experiencias fundamentales y es indiferente que un escritor, para transmitirlas, recurra a lo “fantástico” o a lo “real”, a Macbeth o a RaskoInikov, a la invasión de Bélgica en agosto de 1914 o a una invasión de Marte. ¿Qué importa la novela, o novelería, de la science fiction? En este libro de apariencia fantasmagórica, Bradbury ha puesto sus largos domingos vacíos, su tedio americano, su soledad, como los puso Sinclair Lewis en Main Street.
Acaso La tercera expedición es la historia más alarmante de este volumen. Su horror (sospecho) es metafísico; la incertidumbre sobre la identidad de los huéspedes del capitán John Black insinúa incómodamente que tampoco sabemos quiénes somos ni cómo es, para Dios, nuestra cara. Quiero asimismo destacar el episodio titulado El marciano, que encierra una patética variación del mito de Proteo.
Hacia 1909 leí, con fascinada angustia, en el crepúsculo de una casa grande que ya no existe, Los primeros hombres en la Luna, de Wells. Por virtud de estas Crónicas de concepción y ejecución muy diversa, me ha sido dado revivir, en los últimos días del otoño de 1954, aquellos deleitables terrores.

Sensación «indie»
La última sensación en Youtube es el vídeo de la canción «indie» que interpreta la actriz Rachel Bloom con su grupo Mastodon Mattingly, titulada, y con perdón: «Fuck me, Ray Bradbury», que ha coincidido con el noventa aniversario del escritor, quien acaba de enviar, con mucha ira, internet al infierno. A todo internet. Sobre este «éxito viral», que posee una ingenua obscenidad, ha dicho Rachel Bloom: «La canción es una sátira de la música pop moderna. El vídeo nació de puro amor a Bradbury pero es obviamente un chiste», asegura. Y, sobre la supuesta invitación sexual, añade: «Bradbury, bendito sea su corazón, es un hombre viejo, y aunque me encantaría cenar con él y que fuéramos amigos, probablemente no lo presionaría para tener ninguna relación».
Esta entrada fue publicada en CIENCIA FICCIÓN y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.