JUEGO SUCIO: FÚTBOL Y CRIMEN ORGANIZADO – DECLAN HILL

El libro que ha sentado en el banquillo a cien profesionales del fútbol internacional y ha motivado a Michel Platini para la creación de un departamento anticorrupción en la UEFA.
“¡Un libro excelente! Alta investigación, prosa limpia, ritmo impecable” Simon Kuper, Financial Times.
Traducido a trece idiomas y con una amplia repercusión en la prensa deportiva y en el mundo del fútbol, este libro sobre «el deporte rey» y la corrupción se ha convertido ya en un best seller internacional. Su autor, el periodista y realizador de documentales canadiense Declan Hill, tuvo la «osadía» de presentar como tesis doctoral en la universidad de Oxford una investigación sobre el fútbol y sus asuntos sucios. Avalado por su rigor, Juego sucio. Fútbol y crimen organizado es un peligroso y trepitante reportaje sobre las distintas mafias que se han infiltrado en el mundo del fútbol y rastrea de primera mano el funcionamiento de las apuestas y los sobornos, que han llegado a manipular partidos del Mundial de 2006 como el Ghana-Brasil, el Italia-Ucrania o el Inglaterra-Ecuador.

 

Declan Hill

Declan Hill es canadiense. Periodista de investigación y realizador de documentales, su especialidad es el estudio del crimen organizado. En 2003 su documental sobre el Kurdistán So Many Reasons to Die ganó el premio de Amnistía Internacional de Canadá al mejor documental sobre derechos humanos. Es colaborador de la BBC RADIO 4, The Guardian y The Sunday Telegraph (London). Recientemente, Declan ha ganado una beca en el Green College de Oxford, donde obtuvo su doctorado con una tesis sobre la que está basada este libro.

ANTONIO FONTANA, MADRID

Esta historia comienza con un crimen. Mejor dicho, con dos. Los de Kevin Zhen Xing Yang, ciudadano chino, y Cici Xi Zhou, su novia. Los cadáveres son descubiertos el 9 de agosto de 2008 en un piso próximo al centro de Newcastle (Inglaterra). A él le cortaron la garganta; a ella le habían machacado la cabeza.

Según las autoridades de inmigración, Kevin era estudiante de posgrado. Una persona cordial, al decir de sus vecinos. Sin embargo, la policía demostrará que nada es lo que parece: la víctima formaba parte de una trama internacional. Los miembros de su organización asistían a los partidos de fútbol ingleses y los retransmitían al mercado asiático de apuestas ilegales. El error de Kevin fue traicionar a sus jefes… y olvidar que los tentáculos de la mafia alcanzan cualquier rincón del planeta.

El panorama que retrata Declan Hill no puede ser más desolador: «Kevin Yang, Cici Zhou y sus asesinos forman parte de una revolución internacional, un fenómeno universal en el que las apuestas y los amaños de partidos están transformando las sociedades y destruyendo el deporte. En la práctica, esta corrupción ha acabado ya con gran parte de las ligas asiáticas […] y de las de Europa del Este. Ahora, las mafias han llegado a Europa Occidental y a Norteamérica y han empezado a amañar centenares de partidos».

Página a página, mientras recorre tres escenarios –Asia, Europa y la Copa del Mundo–, Declan Hill va armando un reportaje con aires de «thriller» sobre la zona de sombras que envuelve, y en ocasiones engulle, el mundo del deporte. Porque el fútbol es espectáculo, sí, pero también «juego sucio».

Grave acusación que el periodista canadiense sustenta con pruebas. En su mayoría, testimonios. Como el de quien confiesa que, desde la cárcel y provisto de un teléfono móvil, logró maravillas: «Me encargaba de todo. Partidos europeos, de la Copa del Mundo, internacionales». O el de quien alardea sin complejos: «Fui a las olimpiadas de Atlanta de 1996 y amañé un partido, el de Túnez contra Portugal. Soborné a algunos jugadores de Túnez para que perdieran por una clara diferencia y así lo hicieron».

Zona de sombras

Y luego está, claro, quien nos «instruye»: «La gente ve las cantidades que se pagan en los traspasos, pero ese dinero no va a parar a los jugadores. Para llegar a los jugadores, hay que ponerse en contacto con sus representantes. Digamos que ganan 50.000 libras esterlinas semanales. Nosotros les ofrecemos 150.000 por una hora y media de trabajo. ¿Cree usted que lo van a rechazar? Es muy fácil conseguir que acepten. Se pueden manipular todas las ligas del mundo –la Premier League inglesa, la Liga de Campeones, la Copa del Mundo–. Yo tenía jugadores en el Crystal Palace, el Wimbledon y el Liverpool. ¿Grandes equipos, dice usted? Son una mierda. Podemos sobornarlos. Cree usted que, como los clubes ganan mucho dinero con los traspasos, los jugadores no aceptarán un soborno. Se equivoca. Cogen el dinero».

Naturalmente, son testimonios con nombres y apellidos. El resultado de una larga pesquisa que ha provocado más de una redada y la apertura de un departamento anticorrupción en la UEFA. Aunque habrá quien haga otra lectura del libro y piense de él –sobre todo ahora, con el nuevo Mundial– que es un jarro de agua fría.

Link1, Link2

Colección: Trayectos
Traducción: Concha Cardeñoso Sáenz de Miera y Francisco López
Encuadernación: Rústica
ISBN: 97884-84285717
Páginas: 440
Esta entrada fue publicada en DEPORTES, PERIODISMO y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.