FORASTERO EN TIERRA EXTRAÑA – ROBERT A. HEINLEIN

La primera expedición a Marte había desaparecido misteriosamente al llegar al planeta rojo. La segunda, un cuarto de siglo -y una guerra mundial- más tarde, encontró un único superviviente, hijo de dos miembros de la misión anterior, Valentine Michael Smith, huérfano y educa­do en Marte… por marcianos.
Humano por fuera, marciano por dentro, Michael habla, piensa, siente y ve el mundo como un alienígena. Llevado a la Tierra, todo es nuevo para él: la lengua, la comida, las costumbres, las mujeres… hasta el insoportable peso de la grave­dad. Habría corrido el peligro de acabar convertido en atracción de feria si no fue­ra porque, legalmente. era el heredero de las fortunas de los miembros de la primera expedición y, además, único propietario del planeta Marte. Así que. empezando por las autoridades, son muchos los interesados en quitarle de en medio. Pero el indefenso Michael es rescatado in extremis y acaba en casa de Jubal Harshaw, médico, abogado, culto, cínico y “bon vivant”. El influyente Hars­haw descubre que el joven no es tan in­defenso como parece, de Marte se ha traído no sólo peculiares creencias sino también extraordinarios poderes para-psicológicos y una inagotable disposi­ción para aprender. Harshaw deja a un lado su cinismo y decide aprovechar las facultades de Michael para hacer de él una especie de nuevo mesías…

Forastero en tierra extraña se convirtió en una obra de culto mediados los años sesenta. Contaba para ello con todos los ingredientes necesarios: una cultura alienígena avanzada, una lúcida defensa del misticismo y el individualismo, y, so­bre todo, la capacidad de Heinlein para tejer narraciones que atrapan al lector desde la primera página.

Premio Hugo 1962


Si cree usted que este libro parece más grueso y que contiene más palabras que las que encontró en la primera edición publicada de Forastero en tierra extraña, su impresión es correcta. Esta edición es la original… la que Robert Heinlein concibió y trasladó al papel.
La edición anterior contenía algo más de 160.000 palabras, mientras que esta ronda las 220.000. Las copias manuscritas de Robert contenían normalmente entre 250 y 300 palabras por página, según la cantidad de diálogo. Así, tomando una media de 275 palabras, y con el manuscrito rozando las 800 páginas, obtenemos un total de 220.000 palabras, quizá un poco más.
Este libro se apartaba tanto de lo que se vendía normalmente al público en general, o al público que leía ciencia-ficción, en 1961, cuando fue publicado, que el editor exigió algunos cortes y la supresión de unas cuantas escenas que podían ser ofensivas para los gustos del público.
El número de noviembre de 1948 de la revista Astounding Science Fiction contenía una carta de un fan al director en la que se sugerían una serie de títulos para el número del año siguiente. Entre esos títulos tenía que haber una historia firmada por Robert A. Heinlein: «Golfo».
En una larga conversación entre ese director ―John W. Campbell, Jr.― y Robert, se decidió que había suficiente margen de tiempo para permitir que todas las historias que el fan había titulado fueran escritas, y la revista saliera a tiempo para noviembre de 1949. Robert prometió entregar un relato que encajara con el título. La mayoría de los demás autores mencionados también estuvieron de acuerdo con la iniciativa. Este número de la revista llegaría a ser conocido como el número del «Viaje por el Tiempo».
El problema de Robert, entonces, era encontrar una historia que encajara con el título que le había sido asignado.
Así que ambos celebramos una sesión de brainstorming. Entre otras ideas que resultaron inadecuadas, sugerí una historia acerca de un niño humano educado por una raza alienígena. La idea era simplemente demasiado vasta para comprimirla en un relato corto, dijo Robert, pero tomó nota de ella. Aquella noche fue a su estudio y escribió algunas notas un poco más detalladas, y las dejó a un lado.
Para el título «Golfo» escribió una historia completamente distinta.
Aquellas notas reposaron en un archivador varios años, durante los cuales Robert empezó a escribir lo que sería Forastero en tierra extraña. De alguna manera, la historia no acababa de cristalizar, y la dejó a un lado. Volvió al manuscrito unas cuantas veces, pero no lo terminó hasta 1960: ésa era la versión que tiene usted ahora en sus manos.
En el contexto de 1960, Forastero en tierra extraña era un libro que el editor confesó temer: se alejaba demasiado de los senderos trillados. Así que, a fin de minimizar posibles pérdidas, se le pidió a Robert que redujera el manuscrito a 150.000 palabras… una eliminación de unas 70.000 palabras. Hubo luego otros cambios, antes de que el editor estuviera dispuesto a correr el riesgo de su publicación.
Eliminar casi una cuarta parte de un libro largo y complicado era una tarea rayana en lo imposible. Pero, a lo largo de varios meses, Robert la realizó. El resultado final tenía 160.087 palabras. Robert estaba convencido de que era imposible cortar más, y el libro fue aceptado con esa extensión.
Durante 28 años fue impreso de esa forma.
En 1976, el Congreso de EE. UU. aprobó una nueva Ley del Copyright que, en parte, decía que en el caso de que el autor o autora falleciera, y la viuda o viudo renovaran el copyright, todos los antiguos contratos quedaban automáticamente cancelados. Robert murió en 1988, y al año siguiente el copyright de Forastero en tierra extraña fue presentado para su renovación.
Al contrario que muchos otros autores, Robert guardaba siempre una copia del manuscrito original mecanografiado, tal como había sido sometido para su publicación, en un archivo en la biblioteca de la Universidad de California en Santa Cruz, sus archiveros. Solicité una copia de ese manuscrito y lo leí, y lo comparé con las versiones publicadas. Y llegué a la conclusión de que había sido un error cortar el libro.
Así que envié una copia del manuscrito a Eleanor Wood, la agente literaria de Robert. Eleanor comparó también las dos versiones y estuvo de acuerdo con mi veredicto. Así pues, luego de la correspondiente notificación al editor, se presentó ante él con una copia de la nueva/vieja versión.
Nadie recordaba el hecho de que se hubiera efectuado un recorte tan drástico en el libro; a lo largo de los años todos los directores literarios y principales miembros del personal de la editorial habían cambiado. Así que esta versión fue una completa sorpresa para todos ellos.
Decidieron publicar la versión original, tras admitir que era mejor que la recortada.
Así que tiene usted ahora en sus manos la versión original de Forastero en tierra extraña, tal como la escribió Robert Anson Heinlein.
Los nombres adjudicados a los personajes principales tienen gran importancia para la trama. Fueron cuidadosamente seleccionados: Jubal significa «el padre de todo», Michael quiere decir « ¿Quién es como Dios? ». Dejo al lector descubrir lo que significan los otros nombres.

Virginia Heinlein
Carmel, California


Título original: Stranger in the Strange land
Año de publicación: 1961
Editorial: Plaza & Janés
Traducción: Domingo Santos
Edición: 1998
Colección: Jet, nº 315
ISBN: 978-84-01-46315-0
Esta entrada fue publicada en CIENCIA FICCIÓN y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.