DIARIO DE BERGEN BELSEN 1944-1945 – HANNA LÉVY-HASS

Diario de Bergen-Belsen 1944-1945 – Hanna Lévy-Hass

«Si esto se prolonga un mes más, no creo que ni uno de nosotros logre salvarse.»

Con estas palabras termina el diario que Hanna Lévy-Hass empezó a escribir un día de agosto de 1944 en el campo de concentración de Bergen-Belsen. Ella, una humilde maestra en quien coexistían sentimientos y vivencias en tanto que yugoslava, judía y comunista, alguien para quien cualquier lucha por la libertad era sentida como algo muy cercano y principal, en definitiva, una mujer que creía que el proceso histórico, la voluntad de las personas y la actividad consciente de éstas conducirían finalmente a una sociedad justa e igualitaria, había sido despojada de todo, humillada y vejada como ser humano. Y, aun cuando era consciente de cómo la bestia nazi intentaba reducirla día tras día a un estado animal, rodeada de rostros en los que podía leer el terror, el hambre y un miedo cerval, sacó fuerzas de flaqueza para no sucumbir a la desazón y conservar la dignidad que le permitiera seguir siendo ella misma. Consiguiendo pedazos de papel aquí y de allá, Hanna Lévy escribió el Diario de Bergen-Belsen cuando, según las palabras de su hija Amira Hass -la única periodista israelí que reside en Gaza y Cisjordania y que ha prologado la versión castellana del Diario-, «todavía tenía la esperanza de que el mundo futuro sería un mundo mejor. Aquella escritura tenía sentido como testimonio y memoria para la construcción de “un mundo que sería bueno”».

Hanna Lévy-Hass, nacida en Sarajevo en 1913, en el seno de una familia de judíos sefardíes. A principios de la década de los treinta se trasladó a Belgrado, donde cursaría parte de sus estudios de magisterio y literatura. Ya en aquella época de juventud entró en contacto con el movimiento clandestino comunista, que le insufló una pasión por la libertad y la igualdad entre las personas que la guiaría durante el resto de su vida. Más tarde, cuando Yugoslavia fue ocupada por las fuerzas italianas en 1941, Hanna Lévy, que por entonces ejercía como maestra en un pueblo de Montenegro, siguió correspondiendo a su espíritu combativo mediante sus conexiones con los partisanos.
En febrero de 1944, ya bajo la ocupación alemana, fue deportada al campo de concentración de Bergen-Belsen, donde permanecería recluida desde agosto de 1944 hasta la liberación del campo. Allí, en medio de la nada, y condenada a vivir en una espantosa realidad, Hanna Lévy llevó un diario, un documento excepcional que ahora se publica en nuestro país.
En abril de 1945, Hanna Lévy recuperó la libertad. Sin embargo, para ella y para todos los que lo sufrieron como ella, y también para quienes sobrevivieron pero perdieron a casi todos sus familiares y amigos, el Holocausto no había terminado ni terminaría nunca.
La perversión en la que cayó el comunismo de Stalin, las ansias colonialistas que mostró Israel y el desmembramiento de Yugoslavia con la guerra de los Balcanes fueron nuevos motivos de desencanto. Para Hanna Lévy-Hass devinieron en la demostración definitiva de que aquel ideal en el que había soñado, aquella fe en una nueva civilización que tantas fuerzas le dio para soportar Bergen-Belsen, nunca hallaría su materialización.

Editorial: GALAXIA GUTENBERG
Lengua: Castellano
ISBN: 9788481096316
Nº de páginas: 140
Esta entrada fue publicada en BIOGRAFÍAS y MEMORIAS, HISTORIA y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.